martes, 13 de septiembre de 2011

TIEMPO



Si pudiera manejar
las manecillas del tiempo
le obligaría a cumplir
mi voluntad, que no es otra,
que alargar los minutos
hasta reinventar eternidades
de cada instante
en que estoy contigo...
Después los llenaría
de tesoros para el recuerdo:
Un beso inesperado
que te alegrara el alma,
una caricia repentina
para saciarte el corazón,
un ramo de sonrisas
con que alegrarte los ojos,
una tontería dicha o hecha
con el exclusivo afán
de sentir tu regocijo.

2 comentarios:

Montserrat dijo...

Romántico...

Pacogor y Patty dijo...

De eso se trataba...