jueves, 12 de agosto de 2010

SINGLADURA


Que bien que te baila el viento,
remojadito de sal.
Las rodillas en el agua,
el vientre fino en las velas
y el alma en la inmensidad
Pedro García Cabrera
El caso es que deseo iniciar esta singladura contigo, izar juntos las velas y partir sin rumbo fijo, dejándonos guiar por las estrellas que iluminen nuestro destino. Navegar abrazados a la aventura de sentirnos, cerrar los ojos y dejar que el viento nos acaricie desde los cuatro puntos cardinales, marcar caminos imprevistos, rutas impensadas, cambiar el curso de nuestras vidas sin atender las normas que rijan en la tierra donde se valora la cordura, construir círculos que representen infinitos, no perder de vista el horizonte de tus ojos...
Ojalá fuera posible adentrarse ya sin dudas en el mar de nuestras ilusiones, porque quiero guiarte y que me guíes, quiero tocarte desde el sur de tus talones, y que me toques con el norte de tus manos. Quiero comprender lo que piensas y lo que sientes, en ese océano infinito que no acepta preguntas y que no necesita dar explicaciones.
Es bueno saber que nos mueve el cariño y que donde otros lastiman, acechan, se aparecen intermitentes, se niegan a ser pasado, a ser futuro... Nosotros elegimos hacer lo que nos apetece, nos arriesgamos a poner proa hacia lo que queremos sin plantearnos si es lo correcto a ojos de otros, porque lo que nos vale es el resultado de lo que hacemos, el despertar cada mañana y al mirar al cielo sentir el paisaje de lo que nos hemos esforzado por buscar sintiéndonos amigos, camaradas, compañeros de una singladura singular porque apuesta por lo sencillo de merecer lo que soñamos.
¿Te imaginas? Tu melena al viento, firme al timón de nuestras existencias, teniendo al lado a quien te quita el sueño pero que a la vez duerme contigo el latir de los corazones flechados, dueños del mundo porque podemos respirar profundo, somos lo que tenemos del otro, y sabemos cerrar los ojos para sentirnos cada vez que nos tocamos, más vivos que nunca...
Y en este corto espacio físico que será nuestro velero, descubriré que estamos allí para eso, ese será el fin, ir tras lo que queremos para llenarnos de recuerdos, porque al final uno siempre puede elegir entre la seguridad que da lo de siempre o la incertidumbre del mundo que le espera. La vida está construida de momentos, pero a veces uno de esos pequeños lapsus de tiempo es el que cambia para siempre el rumbo de tu vida... En nuestras manos está el poder de elegir entre lo mejor y lo extraordinario. Yo ya tengo lo mejor: El haberte conocido. Lo extraordinario sería compartir este desafío contigo.
Sin ti el viaje no sería lo mismo, el barco sería otro, más vacío y más triste. Te aseguro que no soy de los que compran futuros, tampoco pretendo venderte seguridad alguna, ni por un momento me he planteado tenerlo todo de ti aunque sí que quiero tenerte y eso para mí lo sea todo... Lo que busco es soñar y que tú estés, no quiero anocheceres estrellados si tus ojos no están ahí para verlos conmigo, no quiero querer sin quererte... No quiero eso porque mi verdad es tu mano sosteniendo la mía cuando haya que fijar el timón, es cerrar los ojos y que tu voz haga de guía, es que con el paso del tiempo reconozcas mi piel y que aunque haya días que necesitemos un puerto donde escapar, sepamos que al volver habrá siempre un reencuentro en la necesidad de abrazarnos. Lo que sí quiero, es darte una y mil veces la bienvenida a mi vida.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sencillamente, me encanta.

Scared.

Pacogor y Patty dijo...

Sube, que nos vamos...

Antoniatenea dijo...

"...cambiar el curso de nuestras vidas sin atender las normas que rijan en la tierra donde se valora la cordura.."
........
"...Quiero comprender lo que piensas y lo que sientes, en ese océano infinito que no acepta preguntas y que no necesita dar explicaciones...."
.........

"...y sabemos cerrar los ojos para sentirnos cada vez que nos tocamos, más vivos que nunca..."

Esos fragmentos son extraordinarios...todo lo demás pura armonía y vitalidad.

Quizá si en la humanidad se sintiera la libertad que expresas y se pudiera sentir así...creo que la violencia y las guerras no se producirían..¡estoy convencidade ello!
Mis felicitaciones, es genial!

MARTHA dijo...

Me gusta lo que sea que te inspira en estos dias,esos viajes ,esos caminos todos queremos recorrerlos,suena a certeza,suena a seguridad de saber de donde se parte de a donde se va,y sin importar los finales,el disfrutarse ese viaje de dos hablando el mismo lenguaje es realmente lo importante....me encantooo,me transporto,imagino y hasta le pongo un rostro...genial.
Un abrazo mi amigo.