lunes, 9 de agosto de 2010

MINIMALISTA


Edifico poco a poco
mi propio islote
minimalista,
el que se asienta
sobre la definitiva
paz de espíritu
y olvida el vértigo
de la tristeza y la melancolía.
En la soledad de mi islote
no estoy solo:
Aunque la memoria
haga constante acto
de presencia,
me acompaña la luciérnaga
repetidamente olvidada
que llamamos utopía,
sobre un mundo
donde nada
de lo que hemos visto
vuelva a repetirse.




1 comentario:

jvid dijo...

que decir..
me parece magnífico.
condensación, fuerza y coraje.
desarrollo y cristalización :
...