miércoles, 23 de abril de 2008

SEGUROS


¿Debería existir algún seguro
igual que los de vida,
o los del coche,
como esos que llaman
a todo riesgo?.

Debería haber:
Seguro que me llama,
seguro que me siente,
seguro que me quiere,
seguro que aparece.

¿Sería un poco raro asegurar
sus manos en mi pecho,
sus ojos en mis ojos,
su voz en mi silencio...?

¿Sería algo extraño
asegurar los corazones
contra la maldad y el miedo?

El miedo a que nos roben
la esperanza,
el miedo al desengaño,
el fracaso, la amargura
y la ausencia de sueños.

El miedo a un siniestro total
si nos tocamos,
el miedo a que se queme
nuestro pecho,
el miedo a una riada
de tristeza,
el miedo a que se muera
un sentimiento,
el miedo a que te den
un golpe bajo,
el miedo a que te timen
con un beso.

¿Sería un poco raro asegurar
una muerte digna,
un manantial de futuro,
una galería de recuerdos?

Ojalá existiera algún seguro
que cubriera semejantes riesgos,
pero no hay garantía alguna,
y pocos superarán indemnes
el absurdo papel que nos reserva
el Gran Teatro de la Vida.

3 comentarios:

@ngelito dijo...

Me ha gustado mucho este texto, te deja pensativo y te asegudo que es buneno. :-)

Cuantas injusticias hay en el mundo y que poca conciencia se toma de ciertas cosas, pero SEGURO que algún día todo será distinto.

Un saludo

Paco dijo...

Es un antiguo poema, al que decidí darle unos ligeros retoques. Por eso he vuelto a publicarlo aquí. También a mí me gusta mucho, lo que tiene su mérito porque no me ocurre demasiado a menudo: Suelo ser mi crítico más implacable.

@ngelito dijo...

Pues te ha quedado muy bien, ya te digo que me ha gustado bastante.

Sigue escribiendo así de bien.

Un saludo.