domingo, 15 de mayo de 2016

VIVIR LO RECORDADO








¿Será real lo recordado?
se pregunta
mientras tose
y sus dedos tiemblan...
Después se aflige
como un niño torpe
que camina
por el borde del mar
y es verano.
En todas las orillas
habrá muchachas
que desnudan
su siesta en la tarde
que se viste de calores.
Algunas añoran
que llegue la lluvia
para borrar
de las bocas pintadas
el carmín del hartazgo.
Llega un momento
en que sólo la memoria
se te aparece
en los ojos, piensa,
cuando ya nada importe
y sepas, al fin,
por qué rompiste el maleficio
de ser lo que no eres.
Vivir no era otra cosa,
pero lo aprendes
cuando ya es muy tarde.