miércoles, 18 de mayo de 2016

ELECCIONES







Convocan de nuevo elecciones,
así es el sitio donde vivimos,
prometerán de nuevo defendernos
con la ficha azul, con la ficha roja,
con la naranja o con la morada.
Pero hablemos en serio,
¿dónde están las miserias?,
¿dónde las protestas?,
¿dónde los sueños?
¿Dónde quedaron la rabia,
el inconformismo,
las calles reventadas
con la furia de los emputecidos?
Hace tiempo que nos hicieron
cruzar los límites,
nos empujaron a la caridad,
nos pusieron las mordazas,
nos arrancaron de cuajo
el derecho a ser felices,
y aún esperamos algo,
un guiño, un gesto amable
de los asalariados del poder,
un eructo simpático y definitivo
de los que ambicionan
llenar las urnas.
No aprendemos.
La zanahoria está otra vez
delante de nuestros morros
y empujamos de nuevo
frenéticamente la rueda
que  aprieta esa soga
con la que más temprano
que tarde seremos suicidados.
Nadie nos salvará,
salvo nosotros mismos
pero parece que estamos
dispuestos a vivir
de nuevo en el espejismo.
Celebramos, pues,
que la democracia sigue viva:
La alternativa guardada
en la recámara de la historia
mejor ni mentarla.