jueves, 21 de enero de 2016

LAS HUELLAS DE BAHÍA








Las horas cálidas
que pincela tu alegría
crecen como flores
celebrando el alborozo
que supone el existir.
Pintas de colores
las nubes grises
y de tus pequeños labios
renacen las palabras,
felices de ser
pronunciadas
por primera vez en tu boca.
Te ríes con la sencillez
de la inocencia
y amaneces
en cada nuevo juego
que descubres.
Cuando bailas
das vida a los sueños,
llenando de certezas
el tiempo de los vencidos.
Tu voz inunda calles
por donde caminan
piratas generosos,
sensibles brujas,
y peluches de colores,
en busca de la estación
desde donde parten trenes
que nos llevan
a un mundo de fantasía,
mucho más auténtico
que el que padecemos.
Tu perfume
ahuyenta las tragedias
y hace desaparecer
a los monstruos cotidianos.
Y tus diminutas pisadas,
mi niña del alma,
cimentan las huellas
de un mañana sin desiertos.







No hay comentarios: