martes, 11 de junio de 2013

SINFONÍA DE VIDA


La veo fugazmente reflejada
en las vitrinas de las tiendas,
en las panaderías, de paso por la calle,
distraída cuando juega un niño,
un árbol se mece con el viento
o una hormiguita se afana
en cargar con el doble de su peso.
En la mañana,
cuando con curiosidad y resignación
tengo que verla en el espejo
del cuarto de baño,
en ocasiones encuentro a mi madre
o me viene a visitar la sonrisa
con que mi hija tan feliz me hace.
A veces joven, en otros momentos
extremadamente envejecida,
pero siempre amigable, tranquilizadora,
no le interesa ocuparse de lo urgente
y siempre llega hasta mi boca
impregnada del sabor de unos labios
y en el color de los ojos que amo.
En las horas de las vigilias nocturnas,
desde el ritmo de los latidos
me dice que nada es importante, 
sólo hay que esperar un poco más,
arroparse entre las sábanas,
abrazar el cuerpo que duerme al lado,
murmurar unas palabras incoherentes
y descansar porque es lo que toca

cuando se tiene la conciencia tranquila. 


2 comentarios:

CARLA BRUNI dijo...

Hola Paco , te hago una visita y veo que tus versos son maravillosos y me gusta leerlos .
Con tu permiso me llevo este y otro de las Flores, no por escoger sino porque me gustan tanto todos y como los haces que quiero compartirlos , poniendo tu nombre por supuesto. Bss desde la otra Isla ;)

Paco Gor dijo...

Todos tuyos... Y gracias por la generosidad de esas palabras.