martes, 15 de marzo de 2011

EVA



Aunque tu antepasada
se haya visto obligada
a abandonar El Paraíso,
poco importa
porque lo llevaba consigo.
No era un lugar,
era ella, divina mujer
quién lo había creado:
Por eso tu corazón es así,
eres una parte de su herencia
y vas floreciendo ternuras
hasta que sientes
que en la noche nace el alba.
Tienes un ángel que no duerme
ni se esconde,
y un hada haciendo brisa
en la cama que compartes.
En tu imagen se refleja la dulzura
que rebasa fronteras
y se derrama por la piel
buscando el vientre
que ha dado lugar
a tantas maravillas,
en tus manos henchidas
de distancia no se tilda
de amargura la sonrisa,
ni aleja del camino la esperanza.
Vistes los labios de cerezas
y el cabello se te enreda
con mariposas de coral
dando el tono a las gaviotas
que gritan al cielo
la alegría de sentir la vida.
Y en la lluvia que rocía
de cristales húmedos los espejos,
lloran los que no saben
de tu forma humana
y viven la condena mortal
de querer denigrar
el Edén que representas.

2 comentarios:

Yessi dijo...

Tu blog es un lugar muy interesante; es la primera vez que paso por aqui y me ha gustado mucho.

Saludos.

Pacogor y Patty dijo...

Se agradece el comentario... Por aquí estamos, vuelve siempre que te apetezca.