domingo, 12 de diciembre de 2010

UN DÍA LA MUERTE

Un día la muerte
vendrá a hacerme la visita
y ya no tendré
que madrugar para ir al trabajo
ni escuchar más discursos
pedantes y tramposos.
Tampoco me veré obligado
a poner buena cara
ante los estúpidos que todos
hemos de tragar inútilmente.

Un día la muerte
me pondrá en estado de revista
y no volverá a preocuparme
el de la cuenta corriente
o los beneficios que aporta
el hecho de hacer deporte.
Se acabará el tener
que planchar la ropa,
no tendré ganas
de leer libros por la noche
ni me joderá tener que dormir solo
cuando tengo una mujer
metida entre las cejas.

Un día la muerte
vendrá a cumplir su cita
y no tendré que ya que dar
explicaciones para justificar nada,
ni volverá a irritarme
meter tan continuamente la pata
porque la tendré estirada:
Me convertiré, eso sí,
en un muerto autodidacta
que estudia su propia ausencia.

Un día cualquiera
la muerte vendrá por fin
a rescatarme de la vida.

5 comentarios:

Rita dijo...

Cuanta verdad encierran éstos versos....pero que duro no? ya lo se, ya, real como la vida es la muerte, para que lo vamos a ignorar?
un abrazo

Antoniatenea dijo...

Lo siento no me creo nada!!!..te apasiona la vida..los demás poemas lo demuestran..no me digas :
"Un día cualquierala muerte vendrá por fin a rescatarme de la vida."

Mis deseos de que tarde mucho en visitarte la Dama Negra :)))
...pero es muy bello el poema!

Anónimo dijo...

"Pero, ¿qué mal no es mortal
si mortal el hombre es,
y en este confuso abismo
la enfermedad de sí mismo
le viene a matar después?
Hombre, mira que no estés
descuidado. La verdad
sigue, que hay eternidad
y otra enfermedad no esperes
que te avise, pues tú eres
tu mayor enfermedad..."

Ojala que la parca no visite este blog, es muy bueno.
Buen equipo y buenos comentarios.

Pacogor y Patty dijo...

Pasión en la vida y naturalidad en la muerte, creo que ese es uno de los secretos...

Maria dijo...

A pesar de que es realidad la vida como la muerte, yo no quiero ni mención de la última.
Un saludito