jueves, 4 de noviembre de 2010

CÚSPIDES


La cúspide masculina
va danzando entre encajes,
se entromete con ansia
por senderos de placer...
Un esponjoso tejido
que previamente la lengua
ha explorado
le espera con alegrías
rociadas de humedad.
Fibras musculares
fluyen impacientes,
despiertan gemidos
y aceleran pulsaciones.
Tus hermosos tejidos
de oxigenación ardiente
van proponiendo deseos
a tan soberbia locura
mientras mi exterior
y tu interior se juntan
y ambos saboreamos
este esplendor
de pasión anhelante
que propone prisas
y dolorosamente ralentizamos.

Erecto, descontrolado,
altivo y turbador,
se muestra el ingenio
belicosamente impertinente,
con ganas de plantear
batallas apasionadas,
feroces arremetidas
e insondables aventuras,
buscando las cálidas
y ardientes maravillas
que intuye ya próximas.
El mecanismo de deslizamiento
de la vaina cautivada,
piel flotando en los contornos,
nervios sensitivos
sexualidad latente,
se expande y se acelera.

Tejidos especializados
en los mecanismos del placer
se ponen en marcha
para comenzar el juego
del deseo lujurioso,
y el sabor se manifestará
derramando aromas
de erupciones encendidas.
Suenan las cadencias
del inmortal fuego
que el tallo de jade derrama,
deslizando a su paso
mieles plenas de sabores,
ofreciendo manjares
a la fuente que lo solicita
y a la dueña que así lo declama.

Y el único favor que pide
es el goce de quién la recibe,
pues de él depende
el suyo propio,
así de particular se considera.
Después necesita
de un ligero tiempo muerto
para recuperar respiros
y ponerse de nuevo
a la tarea de buscarte
porque en la ofrenda del amor
cualquier segunda parte
es tan buena como la primera.

3 comentarios:

carolina, solitaria luna dijo...

quiero comentar ese poema pero no tengo palabras Fran, todavía estoy atontada con cada verso, que manera de imaginar.... te mando un beso

Antoniatenea dijo...

Hermoso canto a la batalla más dulce, la única en que la guerra es sagrada y cabal.Y guerra y batalla cumplen un propósito noble, hermoso y con sentido, que no es sólo el reproductor como algunas mentes simples apuntan, sino aunar sensualidad y conseguir elevar al infinito un placer que nos pertenece y reclamamos.

Bellísimas imágenes bélicas, estas.
Bellísimo poema.
Bellísimo mensaje el que propones:

"...Y el único favor que pides el goce de quién la recibe,pues de él depende el suyo propio,así de particular se considera..."

BELLÍSIMO. Te felicito.

Pacogor y Patty dijo...

Gracias. Tenía mis dudas sobre hacerlo público aquí, en el blog. Me alegra haber acertado con la decisión.