viernes, 15 de octubre de 2010

MUERTE Y VIDA


Tememos pronunciar
la palabra muerte
como si esta fuera
la maldición de la vida
pero en su amplio significado
deja de mostrarse aciaga y lóbrega,
pues toma un color diferente
cuando nos damos cuenta
de su presencia
en cada acto cotidiano.
Podemos descubrirla
liberando recuerdos
que nos atan al pasado
y que impiden
que podamos avanzar,
pues es partícipe necesaria
en cada transformación,
en cada nueva etapa
del círculo inacabable
de la continuidad temporal.
La muerte y la vida
son partes de la misma unidad
y necesarias para que existan
las transformaciones y los cambios,
en una continuidad renovada
de la existencia primera.
Y desde ese punto de vista,
es también el corolario final
de nuestro breve paso por el mundo,
algo tan natural como la vida,
pues la partida significa
dar paso a un nuevo nacimiento.


2 comentarios:

Antoniatenea dijo...

Sabernos participantes de ese ciclo en el que morir da paso a un nacimiento y es necesaria la muerte para que la vida fluya y todos se transforme...Pero no me niegues que es duro y dolorosos aceptar la muerte.
Ser vegetariano ya es una muestra de no aceptar ciertas muertes ¿no?
Un abrazo!

Pacogor y Patty dijo...

No creo, Antonia. El matiz es que ser vegetariano es estar contra una muerte innecesaria, por el respeto que merecen todos los seres vivos.