lunes, 6 de septiembre de 2010

EPITAFIO


Si lo que escribo te parece
un poema consumible
has de saber que un día
hubo detrás un hombre
que aspiraba a ser
bastante mejor que lo que escribe.
Pero supongo que no descubro
nada nuevo si te digo
que es problemático vivir
sin resultar contaminado.
Un poeta está obligado
a decirlo todo en un poema,
y convertirlo en ente autónomo
tras su propio significado,
pero a la vez el conjunto
ha de contener matices infinitos
para que leer se convierta
en una profunda gama
de temáticas y sensaciones.
En ese sentido se puede
programar lo que se escribe,
pero vivir es otra cosa:
Poema tras poema,
la vida se va desarrollando
entre giros inesperados
que pronto suelen perder
su primaria importancia
y se nos deshacen como azucarillo
ante los ojos cansados.
Al final, en todo caso
nos quedan los rescoldos:
Recuerdos materiales
rescatados de un pasado
que explicamos con lirismo
para salvar los muebles:
agendas de teléfono,
papeles olvidados en cajones,
lechos, objetos, fotos diversas
con los que la memoria
manipula nuestros recuerdos
y con los que intenta
darle un sentido al ahora
que se nos va entre las manos.
Parece que fue ayer
cuando quise ser un buen hombre,
pero al final uno se conforma
con escribir de vez en cuando
el poema que alguien consume.


3 comentarios:

Antoniatenea dijo...

La existencia es el MINUTO y si ese minuto es brillante, si en ese minutto diste todo, si en ese minuto creaste un poema desde lo más profundo.., si en ese minuto te implicaste, luchaste,dejaste la piel, vibraste...no creo que eso pueda parecerte insuficiente.

No has producido un poema para el consumo sino que has VIVIDO.La consecuencia de tu vivir en tu caso es escribir ,y escribir poemas entrañables es un don que tu tienes.
La transcendencia siempre se siembra con semillas de las que a veces se desarrolla un brote y a veces el árbol que se desarrolla es increíble.Ni el árbol ni acaso el bosque muchas veces lo llega a ver su autor.Pero el MINUTO es tuyo....la vida...el poema..la creación..te pertenece. ¿No te parece suficiente maravilla ?

MARTHA dijo...

Siempre y hasta mi ultimo segundo me cuestionare si he vivido,son tan fugaces los momentos ciertos,esos que son contundentes que no dejan espacios a dualidades o ambivalencias que no se cuanto de vida haya realmente en una existencia,epitafio suena a muerte,pero leerlo da unos minutos invaluables de vida.

Un abrazo.

Pacogor y Patty dijo...

El que escribe nunca ha de olvidar que el espectáculo de la vida abarca una amplia gama de sensaciones y experiencias: Y entre ellas está el sufrimiento. Y si se pretende ser un exponente de lo que ocurre, también hay que ponerle voz a los que sufren...