viernes, 20 de agosto de 2010

EN EL ESPEJO. Poema


Ponte frente al espejo
de ti misma,
mírate con detenimiento,
desnúdate física
e interiormente
hasta llegar a la raíz
de lo que eres.
Saca a relucir el orgullo
frente a la vida,
rebana el furor de tu coraje,
fragméntalo, aliméntate
de su savia liberadora,
pues eres carne que apetece
y espíritu que alimenta.

Si la diosa del amor
no tuviese un nombre
podrían bautizarla con el tuyo.
Enfréntate. Mírate,
que no exista hoy nada,
excepto tú y tu reflejo.
Déjate caer por tus córneas
como suaves cascadas.
Sé tú misma,
renuncia por un instante,
a la máscara social,
deja a un lado
el disfraz de otra,
deslígate de toda aflicción,
porque al final,
lo que queda de importante
eres tú y tus deseos.

Bate el miedo
que pueda provocarte
el sentir y ser sentida,
huye de las cenizas
del no inspirar.
Tienes el mundo a tus pies
y además, si de mí se trata
nunca estarás sola,
no te limites
cuando tanto tienes que dar.
Dices que te conoces,
pues date a conocer...

¿Distingues ese cuerpo
al otro lado? Eres tú,
espléndido ejemplar
de ser humano.
Encarnecidamente bella,
imperfecta como todos,
pero maravillosa
desde que mujer fuiste.
Tan sólo mírate.
No hay tiempo que perder,
recorre tu vida
y escúrrela en el embudo
de tu mente
hasta desterrar las lágrimas
y mostrarle al mundo
lo que significa tu sonrisa.


2 comentarios:

HaDaPuR dijo...

Frente al espejo las mascaras caen dejando ver el verdadero reflejo de lo que uno es. Aveces enfrentarnos a ello da miedo.
Vuestro poema es precioso, hace que el miedo a enfrentarse al espejo desaparezca.
Gracias

MARTHA dijo...

Como poema es hermoso,como invitacion a mirarse diferente es tentador,un acto simple de desnudar el cuerpo y dejar que lo que devuelve el espejo sea el alma en su pleno fulgor.

Hermoso,y la pareja musical maravillosa.

Mi abrazo de siempre y mi agradecimiento por permitirme venir y recrearme con tus letras.