jueves, 29 de julio de 2010

SUEÑOS


Las tres y media de la madrugada. Arrastraba mi insomnio por el salón cuando sonó el teléfono:

- Soy la mujer de tus sueños- dijo una voz. -Vuelve a la cama: Intenta dormir y te prometo que desearás no despertar-...

Nunca supe si aquel episodio fue real, pero el caso es que aún sigo soñando, porque aquella noche comprendí que la realidad podía ser el más bello de los sueños.


2 comentarios:

Martha Lucía dijo...

La realidad es tan nuestra como queramos,y que si no sono en realidad ese telefono,y que, si solo fue un pensamiento cruzando oceanos,lo cierto es nuestro,la imaginacion tambien.
Yo hago cierto tanto que imagino,y para nada lo diferencio de lo no vivido,me nutre y me hace feliz,esa micro realidad que invento y cargo en mi bolsa cuando la necesito.
Me gusta esta entrada,me gusta mucho...sera porque tambien soy insomne?...
Un abrazo...vaya¡¡¡¡¡ un comentario mas largo que la entrada.

sedemiuqse dijo...

Qué más dá que sea sueño o realidad, basta con que tu lo creas y será....es.

Besitos y amor
je