viernes, 18 de junio de 2010

MUERE SARAMAGO


No le gustaba el mundo que le tocó vivir... Por eso transformó su pluma en un arma. Por eso se convirtió en un referente y en conciencia de la humanidad...
Lo siento. Hoy escribir sería un sacrilegio. La conmoción es demasiado fuerte y la pérdida inconmensurable. Huérfano de su presencia, sólo puedo prometerle que intentaré seguir el último ruego que hizo público en su blog: Pensar, porque sin ideas no vamos a ninguna parte.

Más que nunca quiero volver a Lanzarote, la isla que descubrió un día y le enamoró, como en su momento también lo hizo conmigo. Y una tarde, cuando el sol se esté ocultando tras el hermosísimo vínculo de sol, lava y mar que significa, podré incinerar en el enrojecer del crepúsculo lanzaroteño esta parte de mí que ha muerto hoy con Saramago.

2 comentarios:

Noray dijo...

Conmovedoras palabras en la muerte del Maestro. Ha muerto el hombre que siempre creyó que el curso de la Historia podía cambiarse hacia modelos políticos más justos, más sociales, más humanos. Sin embargo el artista, el escrito profundo, continuará viviendo eternamente, aunque él nunca creyó en la eternidad.


Un abrazo.

jvid dijo...

... pensar, porque sin ideas no vamos a ninguna parte !!!!!

más cierto, más presente, más de actualidad que nunca.