lunes, 24 de mayo de 2010

SIN


Esta mañana
de primavera sin sol
he amanecido como siempre,
inmerso en una rutina
sin interés por nada.
Me obligué a levantarme,
dejé la cama sin hacer.
me vestí sin ganas,
salí a la calle
sin saludar a nadie,
y en la cafetería habitual
pedí un café descafeinado.
Me quedaba sin tiempo
y hubo que ir a trabajar
sin motivación ninguna.
La jornada transcurrió
sin nada destacable
y antes de resguardarme
entre las paredes
sin alma de mi casa,
pasé por el supermercado
a comprar pan sin corteza,
aceitunas sin hueso,
cerveza sin alcohol
y leche desnatada.
Pagué sin efectivo
y ya de vuelta
me detuve en la plaza,
donde un par de prostitutas
ofrecían sexo sin amor.
Me senté en el que era
nuestro banco
antes de la sinrazón
de no tenerte,
y miré sin esperanza
el pasar de tanta gente
con ojos sin alma.


4 comentarios:

reina dijo...

Ni que hubuieras descripto mi día... y mi vida...
Sin amor, todo es sin....

Pacogor dijo...

No, amiga. Esto es sólo un poema. No tiene por qué ser el espejo de nada. La vida ha de ser mucho más que el amor, y de hecho lo es...
Sólo hay que reunir el ánimo suficiente como para afrontarlo.

reina dijo...

Por ahoras no encuentro de dónde reunir ese ánimo...
Y el clima no ayuda.... demasiada lluvia.......

Pacogor dijo...

Tú lo has dicho: Por ahora. Estás en la etapa de la resistencia. ya verás cómo va cambiando todo a medida que pase el tiempo...