viernes, 28 de mayo de 2010

EL VALOR DE LO MÁS SIMPLE


Intento escribir historias
sobre las implicaciones humanas
más intrínsecas y esenciales,
me gusta que mi crónica
sea la de hombres y mujeres,
pero no estamos solos en el mundo,
así que también me conciernen
las de perros, pájaros, árboles,
hormigas, piedras, nubes, mares,
y la huella que dejan los sentimientos.
Quizás sea algo pretencioso
pensar que sé reflejar la importancia
de las cosas más simples,
es tan difícil ser justo con ellas...
Pero me esfuerzo por plasmar
una parte de los acontecimientos
que ocurren en lugares muy adentro,
aventurándome a través de grietas
por donde asoman utopías pertinaces
que se balancean en precario equilibrio
ante la conciencia de los billetes
y las brutales ganancias mercantiles.
Estos panfletos que escribo
y que tengo la osadía de llamar poemas
son mis cantos de amor,
un aullido ante la miseria humana
y el deseo de hacerle llegar
a los que son capaces de entenderlo,
el convencimiento de los años
sobre la importancia de lo sencillo
y el valor de las cosa simples.


2 comentarios:

reina dijo...

"la importancia de lo sencillo
y el valor de las cosa simples" maravillosos tus relatos.... siempre...!
Yo, más pretenciosa, comencé a escribir desde las puertas del infierno... y no me va tan mal... quizás me esté conviertiendo en demonio...jaja
Un beso

Pacogor dijo...

No es tan raro tu caso... El infierno nos ha inspirado a muchos. Luego se descubre que la variedad de temas es casi infinita. Evolución, dicen...