lunes, 25 de enero de 2010

OPTIMISTA


Primero comprendí que el dibujo y las matemáticas no eran lo mío. Luego asumí que lo del basket tampoco. Más tarde renuncié a ser un líder de masas. Posteriormente asumí que lo de realizarme en el trabajo era una entelequia. Ya con cierta edad, las estadísticas me indicaron que conservar una mujer era tarea casi imposible... En fin, que dados los antecedentes soy optimista: Ahora me encuentro abierto a toda clase de decepciones.

3 comentarios:

Noray dijo...

Excelente forma de encarar la vida.


Saludos

Pacogor dijo...

Gracias, amigo. A mí también me lo parece...

Rita dijo...

No se porque......pero lo comparto enteramente, besitos