martes, 3 de noviembre de 2009

PINO


Algún día seré pino,
sentiré al sol refugiarse en mi sombra,
miraré la montaña poblada de verde,
en el amanecer me acariciará el rocío,
y en el anochecer me dormirán los pájaros.

Algún día seré pino,
para alargar mis raíces entre la lava,
sujetar la tierra con mis dedos de madera
y salvaguardar los sentimientos
que dieron nombre a este rincón que amo.

Algún día seré pino,
seré beneficio que le robe gotas a la bruma
para llevar humedad al suelo que me acoge,
y crearé un lecho de pinocha enamorada
para que los amantes descubran la ternura.

Algún día seré pino
un árbol hermoso erguido de esperanza,
con corazones y fechas talladas en mi carne,
un legajo de atavismos guardado en la memoria
y el amor de mi pueblo adherido al corazón.

3 comentarios:

Noray dijo...

Bellísimo.

... como nuestro pino canario, capaz de renacer desde sus propia cenizas.


Un abazo

Rita dijo...

Muy bonito Paco, pero no puedo evitar nombrar como Noray a nuestro pino canario porque en estos días hemos podido ver como renace ya el de La Palma que fue quemado el verano pasado, bendito pino, un abrazo

Pacogor dijo...

Es que de eso va, precisamente: Me lo plantee como un homenaje a nuestro Pino Canario. Ahora que recorro a pié los montes, los he visto con el tronco aún ennegrecido, pero llenos a la vez del verdor de la vida en sus ramas. Es algo que impresiona.