jueves, 13 de agosto de 2009

LA SINRAZÓN EN EDUCACIÓN

Algo exagerado como imagen, pero significativo
He leído un artículo de Arturo Pérez Reverte, en el que pone de caer de un burro a la clase política española a cuenta de sus actitudes en lo referente a la Educación Pública. Desde su óptica, aquí no se salva nadie: A nivel nacional y autonómico -los que están en el cargo ahora y los que les han antecedido- han demolido el sistema educativo de este país, llevándolo al borde del descrédito más absoluto.
Intentaré ser menos expresivo en mis calificativos que Reverte (sus calificativos casi llegan al insulto), aunque no me faltan ganas de poner en su sitio a los que han llevado al sistema de enseñanza al callejón sin salida donde se encuentra: Una manada de irresponsables que eliminaron de las aulas el latín, el griego, la filosofía, el análisis inteligente, la capacidad de leer... y por tanto de comprender el mundo. Son los mismos que han despreciado olímpicamente las señales de alarma que continuamente emiten los profesionales del sector, escandalizados por las trabas y dificultades que se ponen a su labor, que les llenan de dificultades burocráticas, y que fomentan las maledicencias amparadas en el tópico de que formar un colectivo que trabaja poco, cobra mucho y disfruta de una cantidad ingente de días libres.
Pedirle responsabilidad y altas miras a la panda de necios que han ¿dirigido? y ¿dirigen? la formación de nuestros ciudadanos del futuro es un hecho imposible: Su incompetencia y desvergüenza nos han llevado a la cola cultural europea: Los alumnos españoles carecen de comprensión lectora, están por debajo de la media de la UE en todas las materias, y los centros privados cada vez se distancian más de los públicos. Una lista interminable de estadistas demagogos, reformas educativas permanentes, pedagogos de andar por casa, igualitarismos escolares que no vienen a cuento, falta de incentivos al esfuerzo del alumnado, descoordinación administrativa, mezcolanza hasta los 16 años de alumnos que vegetan en las aulas junto a los que realmente valen, y falta de apoyo a la autoridad de los profesores... nos han llevado a la realidad actual que parece importarle muy poco a los responsables.
Resulta verdaderamente asombroso que en este erial aún encontremos centros públicos donde contra viento y marea encontremos colectivos de profesores que llevan adelante de manera encomiable su labor docente. La verdad sea dicha: En su nombre me apetece enormemente hacerle un más que satisfactorio corte de mangas a los que toman decisiones que destrozan las condiciones en que desarrollan su labor. Estén ahora en el gobierno o de la oposición. Sean de la derecha cavernícola o de la izquierda más edulcorada, de los gobiernos nacional o autonómico. A todos los que durante treinta años han logrado que este país sea peor de lo que debería ser: Porque esto último es lo peor que puede decirse de un responsable político, pero lo miremos como lo miremos, esto es lo que hay.

1 comentario:

Laura Franco dijo...

Caramba...si estais mal los españoles...Imaginaos nosotros los argentinos, que nos atrevimos a comprar su sistema educativo (y aplicarlo) cuando ya estaba al borde de irse a pique...Pero los politicos creen que el solo hecho de ser votados los vuelve inmortales, inteligentes y directos herederos del bronce y la gloria. Los simples mortales aunque estudiemos y tengamos años de experiencia, vocacion verdadera preocupacion por el futuro...Somos solo simples mortales condenas a rendir pleitesia a estos personajes que supimos conseguir