viernes, 7 de agosto de 2009

EN TI


En tu vientre
es posible descansar
de las adversidades cotidianas.
Entre tus muslos
resulta emocionante encontrar
las maravillas que La Tierra atesora.
En lo más profundo de tu pubis
la vida cobra sentido:
Allí quiero que acabe en tablas
la lucha encarnizada
por satisfacer el mejor de los instintos,
que se eleva por encima
de todas las morales castradoras.
Es ahí, en ese lugar específico
y perfecto de tu anatomía,
donde puedo yacer sin culpas
y sentir colmadas mis necesidades:
Al estar en ti
se obra la maravilla
de prender la llama de la pasión,
para más tarde brotar triunfante
la sutileza sin par de la ternura.

1 comentario:

вєιñα dijo...

Un escalofrío recorrió mi cuerpo al leerlo.