domingo, 23 de agosto de 2009

EL VIEJO FARO

Imagen: Faro de La Orchilla (El Hierro)
Junto al acantilado, mirando de frente al mar, hay un faro alto y majestoso: Era un vigía incansable y cuando aún estaba vivo, los barcos confiaban ciegamente en su luz y los marineros y las gaviotas lo veneraban casi como a un dios. No se han cuantificado las vidas que ha salvado, por desgracia las estadísticas sirven para explicar el lado negativo de las cosas.
Ahora que lo han retirado a la fuerza, intenta conservar erguido su orgullo mientras los encendidos crepúsculos se multiplican a su alrededor y compiten en belleza con los amaneceres. Abajo, las olas aún le saludan con respeto. El viejo y entrañable faro pasa su tiempo sumido en los recuerdos de un pasado que añora perennemente...
No entiende por qué en un abrir y cerrar de ojos alguien decidió apagar la luz que irradiaba, si aún se conservaba en perfecto estado de funcionamiento...
En realidad nunca supo que dejó de funcionar la misma tarde en que aquél escritor al que las musas le habían abandonado, no fue capaz de acabar su relato sobre un faro alto y majestuoso situado junto al acantilado y mirando de frente al mar...

1 comentario:

Martha Lucía dijo...

Este faro y otros faros....todos te guian ,todos te muestran ,todos iluminan,de tus faros ,de mis faros,que no me falten,que no nos falten,a veces me pierdo y por ahi ningun faro.

Me encanta leerte ,es de lo que mas extraño en estos ocupados tiempos,aunque siempre me queda la mesita de noche compañero.