domingo, 24 de mayo de 2009

MENSAJE DE UN SUICIDA


Procuro que los días
no se hagan interminables,
así que intento caminar
sin las cicatrices de los recuerdos.
Pero inopinadamente
la memoria se rebela,
las llagas asoman de nuevo
y el dolor se hace insoportable...
Ni siquiera entonces
le acuso de nada a la vida,
aunque hace mucho tiempo
que me cansé de ella.
No me entenderás,
supongo que el mensaje
escandalizará tu conciencia,
pues se considera que los suicidas
traicionan a su propio cuerpo.
No es fácil, te lo aseguro.
Somos como los carpinteros:
Antes de realizar el trabajo
debemos delimitar muy bien
cuáles serán las herramientas
para todo salga como está pensado.
Luego están los que se quedan,
hay que intentar dejar las cosas atadas
para no complicarles la existencia,
no dejar nada por decir,
ningún proyecto a medio hacer,
y aminorar su dolor en lo posible.
Podrías acusarme de egoísmo,
pero lo que no entiendes
es que en realidad fallecí
hace ya mucho tiempo,
así que se trata de cumplir el destino:
el concepto de morir se simplificará,
no será un hueso duro de roer
y una ceremonia de tristeza,
al contrario, pues con la muerte,
se reparan las viejas heridas
y se libera el aliento vital
de la prisión que lo oprime.

5 comentarios:

вєιñα dijo...

Paco, maravilloso.

Pacogor dijo...

Pero que nadie se lo vaya a tomar al pié de la letra, eh? Es sólo una reflexión sobre el derecho de cada uno a decidir lo que hacer con su vida... Y con el final de ella. Pero puestos a elegir, lo hago por vivir lo más intensa y largamente que pueda.

Anónimo dijo...

Creo en la autodeterminación
Eligo cada día o al menos trato
Me gustó lo que escribís :)
Sirena

Cynthia dijo...

hola soy de chile hoy ...me siento asi ...mañana creo que comensare .....gracias ame lo que escribiste

Pacogor y Patty dijo...

Ánimo Cynthia: Por si te sirve de algo, puedo decirte por propia experiencia que lo que hoy nos parece insoportable, dentro de un tiempo será una mera anécdota. Aunque parezca imposible, así serán las cosas si le das una oportunidad al tiempo para que haga su trabajo sanador.
Un beso