viernes, 27 de febrero de 2009

AMASANDO UN POEMA


Hoy quiero regalarte
unas palabras sencillas y buenas
dando forma a un cálido poema
con olor a pan recién hecho.
Versos que recuerden
a unas manos temblorosas
amasando harina,
dando forma a un sentimiento
que se hará realidad
en el gran fuego del horno
donde se me cuece la ternura.
Quiero que sepas
que mi pan está hecho
para ser consumido juntos:
Mis manos lo amasaron
con el mismo amor con que te sueñan,
desde aquél día
en que sembramos nuestros cuerpos
con el primer grano.

1 comentario:

вєιñα dijo...

Esto me ha recordado al primer día en el que escribí mi primer poemilla, hará unos 8 años...