martes, 21 de octubre de 2008

RECORRIDO

Recorrer
las rutas intangibles
que surcan los espacios
de un rito compartido.
Atravesar
los puentes colgantes
que comunican la nada
con los parajes del alma.
Escurrirse
por los límites del cuerpo,
participando en el festín
de las células hambrientas
que devoran infinitos.
Esparcirse
con la propia sangre
latiendo en las sienes,
traspasando una entraña
a la búsqueda de latidos.
Alimentar
los sentidos y la carne,
a la caza de sensaciones
mientras procuras
dar más de lo que recibes.

1 comentario:

вєιñα dijo...

Precioso Paco...
(te tengo que mandar uno que he escrito, para que lo completes (= )