viernes, 31 de octubre de 2008

PRIMERAS LLUVIAS


Por el cristal resbalan
las huellas de la lluvia,
el tiempo se llena con una alegría
de humedad reparadora,
y se propagan desde fuera
los olores de la tierra agradecida.
El agua que cae
es pertinaz y apacible,
el rumor callado de un presente
que mira hacia el mañana,
cargado de promesas
que siempre empapan mi alma
con los primeros fríos del invierno.
Llega la complacencia
de redescubrir los abrigos
que penaban de nostalgia
en lo más hondo del armario
y salir a la calle con nuevas bríos,
a encontrarse con la alegría de otros ojos
que signifiquen la luz
de esta existencia que progresa
y despeja incógnitas de futuro.

1 comentario:

вєιñα dijo...

Me encanta la lluvia! ^^