miércoles, 20 de agosto de 2008

VIEJO AMIGO


Corazón, ¿dónde estabas?...
¿Cómo fue que te expulsé
del centro de mi mísera existencia?
Hice que incertidumbres
cual flechas en el centro del alma
desangraran un destino,
que había decidido conservar
en el congelador del tiempo.
Me entretenía herrando
en las direcciones,
inventando versos que no atinaba,
pues tras la ventana
de mis miserables cobardías
prefería que la vida
luciera nublada,
que fuera confusión,
todo turbulencias
en lo que aspiraba tras la imagen
reflejada en los espejos del alma,
como si hubiese llegado
la hora implacable
de cerrar y ajustar cuentas,
como un halcón herido
que ha perdido
las esperanzas de volar.
¿Quizás por eso te habías ido?
¿Perdiste la confianza en mí?
Quiero que sepas
que entiendo tu intento de alejarte,
y ahora que has vuelto
prometo no más tretas
para eludir la verdad
de lo que necesites sentir.
Yo también quiero respirar,
volar alto y sesgar el aire...
¿Acaso pude olvidarte?
¿Cómo fue el daño que te hice?
Nunca más, viejo amigo,
volveré a permitir que sientas frío.

5 comentarios:

вєιñα dijo...

"¿Perdiste la confianza en mí?"


Yo si.

вєιñα dijo...

Me entendiste maaaaal!

lo de "¿Perdiste la confianza en mí?"
Viene a que mi corazón perdió la confianza en mi cabeza, nada más.

Confío en ti Paco, mucho! :)

CRO dijo...

ja... sos mal entendido paco he!!

bueno muy tierno el dialogo con el corazón... y valla que hay que cuidarlo a ese bobo... siempre se mete en problemas el colorado de los latidos!!

Pacogor dijo...

Menos mal. A malentendedor, palabras llenas de sentido sobran... Jajaja.
Mil perdones, aunque me alegra un montón tener que rectificar.

Pacogor dijo...

Y en cuanto a los problemas en que nos mete el corazón... Que quieren: Yo los prefiero a los que nos meten algunos con su 'privilegiado' cerebro. Ya me entienden, ¿no?