domingo, 17 de agosto de 2008

MI GENTE


Silencios punzantes
que hieren sin pudor sus vidas.
Seres anónimos,
tristes islas tras cada lágrima.
Trayectorias líquidas,
regando naturalezas solitarias.
Tras el asedio de los relojes
hay planetas gélidos
habitando el corazón
y asolando las pupilas.
Gentes que cuando adivinan
el destello de su aislamiento
en los espejos vacíos,
sienten el entorno de su duelo,
arrastrados por el estupor
y la necesidad de redención.
Hoy tengo versos de escarcha,
que lloran tantas penurias,
porque duelen en los ojos.
Les brindo versos confinados
tras las rejas de la ternura,
como el piar doloroso
de un pájaro en su jaula,
que se refugia esperanzado
tras la belleza de un sonido.
Me tienen tan cerca
que formo parte de su ser,
soy la sombra que escribe
un canto de palabras
para llevar algo de luz
a las noches que cubren
sin piedad alguna sus días.
Como un camarada
que entiende el no paraíso,
me siento parte de mi gente.
Los demás me interesan poco
y jamás serán protagonistas
de un tributo, o un poema.

1 comentario:

вєιñα dijo...

:**

"Mi gente" Gran título que ya hace pensar sobre lo que vas a reflejar en este poema.

Y...

Precioso y lleno de sentiemientos.