domingo, 20 de julio de 2008

LA FOTO


¿Dice que es el de la foto? Entonces, por favor me aclara cómo es que renunció a ser el campechano del tú, para convertirse en el arrogante del usted... Y de paso podría preguntarse las razones por las que trocó sencillez por arrogancia. Quizás así entenderá por qué los amigos se quedaron en el camino.
Ahora no se mueva. Y sonría... No, mejor aún: Sonríe a la cámara.

2 comentarios:

вєιñα dijo...

Una sonrisa (=

Paco dijo...

¿Sólo una? Aunque sea tiempo de estío, ha de llover sonrisas sobre los corazones. Es fundamental para aprovechar íntegramente la cosecha de la amistad.