viernes, 2 de mayo de 2008

METÁFORA EN LA NOCHE

La noche se desliza
sobre el horizonte,
las nubes acarician
suavemente el cielo,
y las tinieblas vienen
a dormir en calma,
guarecidas bajo las alas
protectoras del silencio.
Sólo se oye el murmullo
de la brisa en el jardín,
y un ruido de pasos
escoltan a la oscuridad
en el fondo de la calle...

Me confío a la reflexión
sobre la falta de matices,
y la ausencia de colores,
mientras brota un lamento
por los corazones
que se han visto obligados
a perder la inocencia.
Trato de escuchar...
y sólo oigo las ramas
doblegando pautas,
como un cortejo de hambrientos
arrastrando su destino.
Me esfuerzo en mirar...
y sólo veo oscuridad
detrás de las injusticias
y sobre las montañas lejanas.

¿Será el futuro
como esta noche en que lamento
las desgracias del universo?
¿Será inevitable
que siempre estén presente
los infortunios de un tiempo cruel?
Es la noche
como metáfora de la vida:
Algunos tendrán suerte,
para la mayoría queda
el silencio de las tinieblas,
el gemido de los vientos,
y las lágrimas del rocío
en la mirada matutina.