lunes, 19 de marzo de 2007

UN MAPA


Podría mostrarte un mapa para que lo entiendas:
eso que ves tan grande es el Mar de la Indiferencia.

Estas, las poblaciones donde van a parar los misiles:
el silencio se eleva como el humo de las calles,
la lluvia se mezcla con las lágrimas vertidas,
y no hay dioses que puedan purificar las penas.
Más allá podrás ver los graneros vacíos
y como crecen sin cesar los cementerios
de los que pagan el precio que impone la OCM
y la codicia sin fin de las grandes corporaciones.
Son sitios donde la felicidad agoniza insensible,
el dolor lo es todo, vuela alto como los vientos,
es la voz del aire de dos tercios del planeta.

Te presento las playas desde donde parten
hacia el destierro o la muerte los desesperados:
Huyen del destino que les hemos creado
y encuentran una tumba en el océano profundo,
o serán confinados tras alambres de espinos
hasta que sean devueltos de nuevo a su miseria.

Ya ves el abismo que separa ambos mundos
y lo diferente que pueden llegar a ser las cosas
según te encuentres en uno u otro lado del mapa.

1 comentario:

Eugenia dijo...

Cuanta verdad en estas palabras, que tristeza ver en lo que hemos convertido a este hermoso planeta.